24/10/13

El tren misionero 2013 y la Vicaría VI

El pasado 19 de octubre, víspera del DOMUND, tuvo lugar el “TREN MISIONERO”. Como es sabido, lo organiza Cristianos Sin Fronteras y se trata de un encuentro misionero especialmente pensado para niños y jóvenes de toda España, procedentes de colegios y parroquias principalmente.

En este encuentro participamos cuatro parroquias de nuestra Vicaría: San Leopoldo, Ntra. Sra. de África, San Alfonso María de Ligorio y Santa Maravillas de Jesús. Llevábamos chavales de diferentes edades, desde catequesis de Primera Comunión hasta jóvenes. Y acompañándoles, catequistas, padres, madres y sacerdotes.

La preparación del “TREN MISIONERO” nos llevó tiempo y dedicación previos: catequesis preparatorias con los niños, oraciones, organización, elaboración de carteles y mensajes… Todo hecho con muchísimas ganas e ilusión, y con el único fin de posibilitar un encuentro con el Señor y un encuentro “eclesial”.

Por fin…. el sábado 19, todos madrugamos para ir con el grupo de nuestra parroquia a la estación de Atocha. Allí pudimos comprobar que, lejos de ser los únicos, nos uníamos al “mogollón” que también montaría en “NUESTRO TREN MISIONERO”: más de dos mil personas. Los voluntarios nos acompañaron a los vagones asignados, donde nos fuimos acomodando. El viaje transcurrió “en un abrir y cerrar de ojos”, y cuando nos quisimos dar cuenta, ¡ya estábamos en Aranjuez!

Caminamos hasta la plaza de Mariblanca y nos colocamos por continentes. Nosotros éramos AMÉRICA, y por ello llevábamos puesto algún distintivo de color rojo. Cuando todos estábamos allí, empezó el encuentro, y nos invitaron a juntarnos con otra persona de diferente parroquia o colegio, para intercambiar el mensaje misionero que llevábamos desde nuestra comunidad de origen. Preguntas como “¿qué son los misioneros?”, “¿cómo puedo ser yo misionero?” o “¿qué significa salir al encuentro del otro?” daban lugar a la frase que llevábamos escrita, fruto de nuestra reflexión.

De pronto se desató la lluvia y nos tuvimos que marchar a un colegio que nos albergó el resto de la jornada. Pudimos descansar en el patio del colegio, ir al baño, tomar el almuerzo… y cerca de la una de la tarde, y de manera muy ordenada, fuimos entrando en el pabellón deportivo para celebrar la Eucaristía.

¡Era impresionante ver tantos niños y adolescentes celebrando la Santa Misa! …una Misa “especial” donde nos acordábamos de nuestros hermanos de los cinco continentes y de los misioneros que allí dan su vida por el Evangelio. Bueno, de los seis continentes, ya que el continente “virtual” es en el que todos podemos encontrarnos mediante las redes sociales. Hay que destacar el buen comportamiento de todos aquellos jovencitos, que supieron disfrutar de ese encuentro con Jesús.

Acabada la Misa, salimos al patio de nuevo, donde comimos juntos todos los de la Vicaría. Y después de comer, colas para el baño y unas patadas al balón ayudaron a conocernos un poquito más.

A las cuatro volvimos a reunirnos en la plaza de Mariblanca, donde se celebró la fiesta del envío: cantamos y bailamos para Jesús con todas nuestras ganas y lo pasamos FENOMENAL. ¡Fue un rato muy animado que todos disfrutamos muchísimo!

Y después de esta FIESTA, emprendimos el regreso hacia la estación de Aranjuez, cansados…pero muy contentos de haber participado en este “TREN MISIONERO”.

El año que viene, ¡más!


Sagrario Guzmán
Equipo de misiones de la Vicaría VI Madrid Suroeste


 

1 comentario :

  1. FELICIDADES POR TODO LO QUE SEMBRÁIS.
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar