Verano Misión

  • MENSAJE JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2018


    “Con los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos” Francisco - DOMUND 2018
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia
  • Campos de trabajo con inmigrantes


    Ceuta verano 2018

9/8/18

Mi pequeña África


Campo de trabajo con inmigrantes
Ceuta, julio de 2018
MI PEQUEÑA ÁFRICA
Desde pequeña soñé con ir de misión a África, sueño que veía lejano y hasta casi imposible; pero “que insondables son tus caminos Señor”. Sólo bastó decirle sí a su proyecto de amor para así emprender esta aventura misionera, la cual me llevó a Ceuta: “mi pequeña África”.
Descubrir el rostro de Dios en ellos, palpar sus manos, reír juntos, escuchar sus historias, compartir la vida, ser testigo de sus sueños, de sus proyectos, de sus sufrimientos o preocupaciones, de su esperanza, fue y es una experiencia que me ha llevado a ensanchar mi corazón.
Mis “hermanos migrantes” escuché llamarlos al comenzar esta experiencia por varios de los chicos con los que compartí estos días e hice propio, porque así lo sentí, así lo experimenté. Tener en el corazón rostros y nombres concretos me llena de felicidad y gratitud. Ellos me han enseñado a mirar más allá, a ver que no hay fronteras o vallas que destruyan los sueños y la esperanza, me han mostrado a ese Dios cercano, humano, sencillo y lleno de ternura, que camina a nuestro lado y que al mismo tiempo nos interpela, nos cuestiona, nos invita a acoger, proteger, promover e integrar.
Haber palpado tanta injusticia, indiferencia y tanto egoísmo me genera impotencia y cierta tristeza, pero al mismo tiempo ver a tantas personas que con tanto amor y dedicación, desde el silencio, la sencillez, trabajan y luchan por ellos, los migrantes, me llena de esperanza.
Descubrir a este Dios comunión que nos hermana también ha sido muy enriquecedor; el conocer y compartir con el islamismo, hinduismo, judaísmo y contemplar su trabajo en conjunto con el catolicismo me demuestra que cuán importante es valorar y poner por encima aquello que nos une. El conocer, respetar y amar al otro por lo que es, persona digna, nos llevará a un mundo más humano.
Agradezco a Dios por haber hecho posible que mi sueño, como también el sueño de ellos se vaya haciendo realidad, le doy gracias por esas personas que apasionadas por Cristo, por la misión y por el deseo de hacer del mundo una sola familia, han hecho posible esta experiencia. Agradezco también a cada uno de los chicos con los que hemos compartido estos días, de los cuales he aprendido muchísimo, sus testimonios, sus caminos de fe, sus alegrías, como también el comprometerse e involucrarse. Todo lo vivido en este campo de trabajo me ha ayudado a crecer y a renovar mi sí, a renovar mi compromiso de seguirle a Él, lo más cerca que pueda una humana criatura, por lo cual estoy muy agradecida.
Rocío Belén Pedroso
Misionera Cruzada de la Iglesia, Madrid

12/7/18

Galatoomaa - Revista Súper Gesto (entrevista)


ENTREVISTA REVISTA SUPERGESTO
Escaparate – Nº 135 páginas 10-13
CARMEN BALGUERIAS,
 VICTORIA MORA
 Y GABRIEL SORIA
 CREADORES DE GALATOOMA
Carmen Balguerias, Victoria Mora y Gabriel Soria son tres jóvenes estudiantes que, después de vivir un verano misión en Adoola (Etiopía), no se han quedado conformes. Jóvenes creyentes, Etiopía les marcó, y mucho. Por eso, quisieron que lo vivido estuviera presente en sus vidas los doce meses del año. Incluso irán más lejos. Deseaban que otros jóvenes, sin recursos, pudieran vivir le mismo verano misión que ellos. Así idearon GALATOOMA… Un proyecto que, a través de la venta de camisetas, beca a otros voluntarios y colabora con proyectos concretos en Etiopía. Esta es su particular forma de dar las gracias por lo vivido…
Gabriel, Carmen y Vicky ¿podréis algo de vosotros?
GABRIEL: Yo soy Gabriel Soria tengo 23 años y estoy acabando Ingeniería Informática en Madrid. También estoy trabajando de prácticas y llevando GALATOOMAA con Car y Vicky. Me considero una persona con inquietudes y curiosidad, entregado a lo que me gusta y busco siempre crecer con todo lo que hago, ya sea profesional o humanamente. La vena emprendedora me viene de familia. A veces hasta me paso soñando despierto... Una de las cosas que más me ha aportado en la vida son los viajes. En 2016, estuve en la JMJ de Cracovia como voluntario. De Misiones he estado en Totogalpa (Nicaragua) en agosto de 2014, y en Adoola (Etiopía), en agosto 2016 y 2017, fui con mi parroquia (Santo Tomás Moro, Majadahonda). Esto para mí ha sido un antes y un después. Cuando te vas de misión o voluntariado, te acercas a una realidad que jamás hubieras pensado. Sabemos lo que hay en países en vías de desarrollo por lo que aparece en la TV o por lo que te cuentan, pero vivirlo de primera mano es una historia diferente. Allí ves que, con una pobreza extrema son felices. No es la imagen que te ofrecen las campañas de publicidad de las ONG. Ellos de dan todo lo que tienen. Son gente fuerte que sigue adelante y que nunca te va a negar una sonrisa. Son fuente de inspiración, te hacen replantearte la vida, tus objetivos, tu camino… Lo difícil de ir, es curioso, es volver a tu realidad, superficial, con problemas que no lo son, excesos...
CARMEN: Yo tengo 21 años y estudio tercero de Biología Sanitaria en Madrid. Me considero una persona muy activa y busco a entregarme al máximo día a día. Mi rutina es un poco caótica; llegaría a decir que no conozco una rutina. Estoy repleta de actividades que me llenan. Principalmente, soy monitora de Life Teen (método de catequesis para jóvenes), pertenezco a un grupo de fe en mi parroquia, tengo cena los lunes en un albergue de pobres y dirijo GALATOOMAA con mis dos compañeros. Todas estas actividades serían solamente ruido sino fuera porque tienen un único origen que es vivir a través de mi fe. Mi activismo a la vez es equilibrado con ratos oración, que me ordenan y me hacen ver los regalos de cada día. Por ello la razón por la que tengo una necesidad de entrega es por el regalo de mi fe. Y es la que me ha llevado a la Misión de Adoola, en donde todo cambió para mí.
VICKY: Yo tengo 21 años y soy estudiante de último curso de Ciencias del Deporte en el INEF de Madrid. Desde hace un año llevo Galatoomaa con Gabi y Carmen. Vivo en Majadahonda, lugar que me ha visto crecer. Soy una persona muy activa y me gusta participar en casi todas las cosas que me proponen. Gracias a esto he tenido la oportunidad de viajar a muchos lugares, conocer a gente muy variada y realizar cosas que, por propia iniciativa, nunca habría pensado.  Por lo general, mi tiempo libre lo invierto en estar con mis amigos, en las diversas actividades que se realizan en mi parroquia y en voluntariados.
¿Dónde os conocisteis los tres?
VICKY: Primero conocí a Gabi en una de esas actividades que realiza la parroquia en 2015 y meses más tarde, de igual manera, conocí a Carmen en el grupo de Fe al cual vamos juntas. Desde ese momento hemos permanecido juntos y siendo buenos amigos. Al tener varias cosas en común siempre coincidimos.
Habladnos de esa experiencia que habéis vivido juntos en Adoola (Etiopía) y que os ha marcado…
GABRIEL: El mes en Adoola, que la verdad es como un año concentrado en un mes. El ritmo de vida es tan frenético, cansado e intenso, emocional y físicamente, que cada día es una experiencia totalmente distinta.  Sale lo más bueno de ti y a la vez lo que no lo es tanto. El cansancio, la convivencia, cada uno con su propia experiencia y su manera de llevarlo. El hambre que se pasa (a veces), lo que ves un día que puede qu no sea muy reconfortante, o una plena satisfacción que puedes tener al día siguiente un niño te está esperando, te ve, y sale corriendo hacia ti. Como si fueras la persona que más quiere en el mundo.  Algo así te une mucho más de lo que puedas esperar. Es cierto que hay que4 estar abierto y dispuesto. Como anécdota diré que Carmen y yo tuvimos más de un rifi rafe en Adoola, y, sin embargo a la vuelta ves que son esas cosas las que te hacen madurar en una amistad, y en tu vida en general, cuando eres tú al 100% sin ninguna mascara.
CARMEN: Sin duda la misión de Adoola, sin duda, te marca. Yo tenía miedo de no sentir una transformación pensando que ya  tenía formado mi carácter. Pero la misión te cambia por dentro. A mí, a través de las personas. Llegué a un sitio para entregarme a personas que ya tenían el corazón abierto sin saberlo. Con toda su naturalidad y sencillez, convivieron con nosotros y fueron un reflejo. Un reflejo del amor un tanto limitado que nosotros podíamos dar, pero, sobre todo, del amor revolucionario que Dios estaba dando por ellos. Yo sentí esa mirada de Dios hacia el necesitado. Sentí que Dios les quería sin límites. Y lo sentí simplemente a través de uno de los abrazos que me daban, una oración con los niños huérfanos o un baile Etíope. Me transformaron a mí, por el vivo reflejo de Jesús que pude ver en ellos. Y ante ese impacto, uno quiere vivir buscando esa misma esencia. Desde entonces, he perseguido en mi entrega ver el rostro de Dios como lo vi en Etiopía. Buscar un amor revolucionario que pueda no solo abrir mi corazón sino el del resto de la gente.
VICKY: Un viaje así no puede pasar desapercibido, nos unió mucho y permitió que nos conociéramos en todo tipo de situaciones. A partir de este viaje y gracias a Galatoomaa, los tres seguimos compartiendo juntos un montón de momentos y aventuras.
¿Qué significa la palabra Galatoomaa?
GABRIEL: Galatooma significa gracias en Oromo, el idioma de la zona de Adoola. Una palabra que, cuando estuvimos allí, decíamos constantemente: Intenta transmitir nuestra visión de ser agradecidos con lo que tenemos. Hay gente que no tiene tanto y lo mínimo es darse cuenta de ello. El logo es la mitad de una cruz etíope, un ornamento que utiliza todo el mundo allí y está inmerso en la cultura.
¿Qué perseguís con Galatoomaa?
GABRIEL: Galatooma es una marca de ropa social 100% sin ánimo de lucro que beca, por un lado a voluntarios jóvenes que se vayan con distintas ONGs o asociaciones; y, por otra parte, colabora con proyectos concretos en distintas zonas de Etiopia. Todos los beneficios son para esta causa. Carmen, Vicky y yo somos los tres primeros que fuimos en Adoola, donde entregamos mucho de nosotros y colaboramos con proyectos de allí, pero queremos extenderlo a más gente. Galatoomaa quiere invertir en un cambio real. La juventud española está demostrando mucho. Somos inconformistas, y podemos realmente marcar la diferencia. Nuestro objetivo es dar la posibilidad a  que más gente vaya, cambie, y transforme su entorno. Es una pirámide para crear una transformación social. Ser la generación que marque un cambio real, que varié la situación de los países en vías de desarrollo.
CARMEN: Para mí es esa llave que puede abrir los corazones. Nosotros  se la damos a los voluntarios y les lanzamos hacia el cambio.  Además, no sólo les lanzamos a Etiopía. Vendiendo nuestra ropa las personas se sienten parte de algo, de un cambio que les impulsa también a ellos. Ojalá nuestras prendas llegaran a tener esa magia.
VICKY: Galatoomaa es, además, una oportunidad única de dar a conocer diferentes pueblos y áreas de Etiopía, que, si no fuera por esas personas que viajan allí sería casi imposible conocer.
¿Cómo nació la idea?
CARMEN: Del corazón de cada uno de nosotros y, por eso, cada uno tiene un significado propio de lo que es Galatoomaa. Al ver que crecíamos tuvimos que aclarar qué era exactamente. Ya no valía solo con sentirlo sino que queríamos materializarlo. Por ello, para llegar a esta empresa social ha habido  horas y horas de diálogo, de propuestas, iniciativas… Yo estoy admirada de la facilidad con la que estamos llegando a las decisiones y estableciendo perspectiva en el proyecto. Y no, no siempre estamos de acuerdo, pero tenemos tan clara la meta que, sin ningún problema cedemos ante una propuesta diferente, y muchas veces mejor a la nuestra.
GABRIEL: Hay dos cosas sin las que no se puede entender Galatoomaa. Una inquietud por vivir una experiencia de misión o voluntariado, entregarse y cambiar las cosas, y la otra es ser joven, estudiante y no tener dinero. Frustrante, ¿verdad? Yo estaba de Erasmus, con mil gastos de alojamiento, comida, etc… Pero había una cosa que tenía clara. Tenía que volver a Adoola otra vez. Como fuera. Hablé con Carme, porque ella se estaba planteando ir por primera vez a la misión, pero estaba como yo, sin un duro. Fue en Navidades de 2016 para 2017 cuando en mi viaje de vuelta a Madrid para pasar unos días hable con Carmen: “¿Por qué no vendemos sudaderas para financiarnos la misión?”  La respuesta de Carmen fue esta: “¡Buah, Gabi! Qué típico, no vamos a vender ni una.” Yo le dije: “Si hacemos algo, no vamos a ser típicos. Vamos a por todas” Total, que empezamos este nuevo proyecto a lo grande, contactamos con proveedores de ropa, diseñamos las prendas, creamos las web, nos movimos por redes sociales… ¡Encantaba!
VICKY: Cierto, Galatoomaa comenzó cuando Gabi y Carmen se plantearon de qué manera ir a Etiopía. Propusieron un plan a todos los misioneros de ese año y como yo también quería volver y quería seguir siendo misionera los restantes 11 meses del año, me uní al proyecto. Me pareció una gran idea vender un producto con el fin de crear una familia que conecte Madrid o España con Etiopía.
¿Cómo se sustenta Galatoomaa?
GABRIEL: Por su razón de ser. Galatoomaa tuvo una inversión inicial y de ahí destinamos un porcentaje a reinversión para seguir creciendo y el otro a la causa social, al final el 100% de los beneficios son sociales, pero no de una sola vez ya que es contraproducente. Si no tenemos dinero para crecer, tener más pedidos etc. poco hacemos. Por ejemplo este año quizá podamos becar solo a una persona, pero el año que viene sean 15. Sin embargo si becamos este a año a cinco, el año que viene serán solo otros cinco. Y así. Hay que tener en cuenta que llevamos pocos meses y que nos vamos definiendo conforme pasa el tiempo.
¿Qué diríais a la gente que pueda dudar de la integridad de vuestro proyecto?
VICKY: Es fácil dudar de iniciativas de este tipo, todos lo hemos hecho. Lo bueno de Galatoomaa es que está formado por personas que han vivido la realidad de esa zona y no tenemos ningún interés en ganar beneficio propio. Nos  encantaría poder dar incluso más de lo que tenemos. Entregamos nuestro tiempo y somos nosotros los jóvenes, quienes con las colaboraciones vamos allí a intentar hacer algo bueno. No hay intermediarios ni ningún interés más que el de colaborar con la mejoría de nuestra segunda casa.
GABRIEL: Mucha gente está harta de que les timen o casi chantajeen con colaboraciones para los desfavorecidos. Por eso nosotros hemos decidido dar el 100%. Es una garantía de que vamos en serio.
¿Qué ha sucedido en vosotros para idear una iniciativa tan bonita?
GABRIEL: Yo creo que los que formamos Galatoomaa siempre hemos estado buscando una manera de intentar cambiar el mundo, quizá esta fuera nuestra respuesta.
VICKY: Una experiencia misionera así no te deja indiferente. Es cierto vives una transformación y las personas pasan a ser miembros de tu gran familia. Eso hace que, aunque vuelvas a España no las olvides, y tu cabeza siempre busque la manera de hacer todo lo posible para que su situación mejore. Y en nuestro caso pensamos en una forma de poder cambiar Madrid y Etiopía a la vez. Si muchas personas pueden vivir esa transformación por pequeña que sea, porque sí con solo ir y ver otra realidad tu mente se abre y sufre un pequeño cambio, podremos mejorar ambas zonas.
CARMEN: Regresar de Adoola fue un reto. Después de un mes tan intenso y renovador siempre surge el miedo de volver y no sentirse así de lleno. Mi duda constante era no poder darme cómo me había dado allí. ¿Cómo poder recrear esa sensación aquí en mí día a día? Pero todo fue sobre ruedas. De repente, a todas horas encontraba situaciones por las que dar las gracias. Eso sí, también había que buscarlas. Pero eso no era suficiente. No podía volver sin más a mi rutina anterior, porque todo había cambiado. Para aumentar mi entrega tenía que buscar un medio mucho más revolucionario. Y entonces decidimos embarcarnos en Galatoomaa. Decidimos hacer de Galatoomaa un cambio más, una entrega en donde nosotros podíamos darnos completamente en esta sociedad.
Rolando Ruiz,

Tomado de la Revista Súper Gesto, Nº 135 – Mayo – Agosto 2018,  Escaparate páginas 10 a 13.


19/6/18

Bukittinggi, Sumatra, la misión del javeriano Rafael Bardón

OMPRESS-MADRID (12-06-18) El misionero javeriano Rafael Bardón Sedano ha pasado por Madrid y OMPress ha podido dialogar con él sobre su misión en Bukittinggi, Indonesia. Madrileño de nacimiento, desde hace 10 años es misionero en la isla de Sumatra, y está destinado en la diócesis de Padang. Rafael realizó su noviciado en Italia y pasó seis años en Manila, Filipinas, donde terminó sus estudios antes de ordenarse sacerdote.
Así, recién ordenado, llegó a Indonesia. Su primer destino fue atender el seminario menor de la diócesis de Medan, también en Sumatra, pero más al norte que Padang. Allí se formaban 250 chicos, desde primero a cuarto de secundaria. Todos recibían una buena formación intelectual, humana y cristiana. El 10% pasaba al seminario mayor. En esta etapa, le ayudaron sus conocimientos de antes de ser religioso –licenciado en Economía y Matemáticas – lo que le permitió dar clases de Matemáticas y Física.
Su siguiente destino fue ser ayudante de párroco en Padang, en la Parroquia de San Francisco de Asís, además de ecónomo. Esto último le permitió ver la importancia de las ayudas que, todos los años y sin falta, hacen llegar las Obras Misionales Pontificas a todos los territorios de misión. Ayudas que son fruto de la generosidad de tantos fieles con la labor evangelizadora de la Iglesia. Además de la Parroquia “base”, había dos capillas más. Todo ello para cubrir una extensión de casi 100 kilómetros cuadrados, y atender a 890 familias católicas. Allí trabajó sobre todo con jóvenes, organizando encuentros y llevando adelante la catequesis
La actual misión de Rafael está en Bukittinggi, en las montañas, a 100 kilómetros de Padang. Allí lleva tres parroquias con una extensión de 150 kilómetros cuadrados. Los nombres de las comunidades que atiende suenan a remoto: Payakumbuh, Padang Panjang, Batusangkar (que en realidad no tiene iglesia y utiliza un aula compartida con otras confesiones cristianas), Panti… Los católicos indonesios son muy fervorosos, y la asistencia a misa es altísima, todo ello a pesar de la discriminación social que a veces sufren. . El gobierno es muy cuidadoso con la libertad religiosa y la respeta escrupulosamente. No ocurre lo mismo con la sociedad, que a veces pone trabas a construir una iglesia, a que un cristiano se haga una casa. A raíz de los últimos atentados que ha habido en Indonesia, la policía está presente en las puertas de las iglesias cada vez que hay misa.
Rafael destaca el contacto con las comunidades cristianas como una de las principales riquezas de su vida como misionero. Las visitan, tienen un encuentro con la palabra, una bendición de una casa, se tiene una oración, una misa… También da clases de religión en el colegio diocesano, un colegio abierto a todos, en el que, por ejemplo, de los 130 chicos que entraron a primer curso este año, sólo 12 eran católicos, 8 cristianos protestantes y el resto musulmanes. Es una oportunidad para que ellos, los musulmanes, tengan una visión más amplia de la Iglesia, alejada de prejuicios.

31/5/18

La interculturalidad es una riqueza... Campo de Trabajo


La interculuturalidad es una Riqueza “Derribando barreras”
Campo del Trabajo del 9 al 15 de julio Arona-Tenerife.


Ir al encuentro del otro es una ocasión para crecer en humanidad. Nuestro mundo es cada vez más intercultural y no es fácil encontrar espacios que nos enseñen a abrirnos para enriquecernos de la diversidad cultural, religiosa y lingüística. Este campo de trabajo sugiere eso desde una visión de fe. La diversidad es algo querido por Dios.


Objetivos:
Descubrir la riqueza de la multiculturalidad y ser capaces de vivir relaciones fraternas en el encuentro con el que es diferente. Derribar las barreras de la diversidad cultural, religiosa y de diferentes orígenes.
¿Para quién?
Jóvenes de 17 a 20 años
Requisitos necesarios:
Deseo de convivir con el otro, de otra cultura, lengua y/o religión.
Disponibilidad para acoger actitudes misioneras de apertura al otro.
Motivaciones d efe para acercarse a estas realidades de diversidad.
Disponibilidad para trabajar en grupo.
Espíritu de reflexión, oración e intercambio.
Poner en práctica lo reflexionado en la vida cristiana de crear puente y no levantar barreras.
Dinámica del Encuentro
Crear el ambiente propicio para la oración y el encuentro con el otro.
Intercambio y reflexión sobre nuestras vidas al contacto con los demás.
Nadie puede amar al que no conoce y por eso es importante abrirse al otro para conocerlo.
Oración con los demás.
Actividades
Mesas redondas.
Intercambio de experiencias.
Cine-Fórum.
Encuentro interreligioso.
Oración.
Festival.
¿Qué llevar?
Saco de dormir.
Biblia, cuaderno y bolígrafo.
Ropa de verano.
Enseres personales y de aseo.
Toallas.
Precio:
40 euros para la comida
El viaja a Tenerife lo debe asumir cada participante.
Infórmate e inscríbete antes del 20 de junio 2018
Organiza:

MISIONES TENERIFE
922.25.86.40. Ext 7

MISIONES CANARIAS
928.32.14.07

SAVIA NUEVA

MISIONEROS JAVERIANOS

MIGRACIONES TENERIFE

PARROQUIA SANTA ISABEL DE PORTUGAL, EL FRAILE

9/5/18

No más muertes en el mediterráneo... Círculo de silencio


Hoy, miércoles segundo del mes de mayo, el círculo del silencio en Tánger, dentro de la catedral del Espíritu Santo de esta ciudad, se ha celebrado con un momento de reflexión. 619 son los muertos  cifrados  y que se conocen, ellos han perecido en estas aguas en lo que va del año. Ya esto nos dice algo de la dureza de lo que se está viviendo en el cementerio del mediterráneo. Las aspiraciones de seres humanos en búsqueda de un mundo mejor, con el deseo de responder a la necesidad de dar seguimiento a sus sueños. Algo que ha marcado esta celebración, es que la gran mayoría de los que ahí estuvimos conocen a más de alguno que ha perecido en esas aguas. De hecho, el gesto era escribir el nombre, encender una vela y pronunciarlo en voz alta.
Por ello se decía “no más muertes en el mediterráneo” y también en francés “plus de morts dans la mediterranée”. La gran mayoría de los presentes son inmigrantes, ellos mismos han vivido y viven en carne propia el dolor de lo que esto significa. La Iglesia de Tánger a través de la Delegación de Migraciones les acompaña, y nos ayuda a reflexionar, e ir más allá para descubrir una humanidad que sufre. Una humanidad en la que la carne de Cristo sigue sufriendo.
Un día que ha marcado esta visita a Tánger, que marca también el deseo de hacer algo más para que no haya más hermanos que perecen en estas aguas. Que el mediterráneo sea un punto de encuentro y humanidad, de estrechar lazos y responder a las aspiraciones legítimas de tantos hermanos y hermanas que buscan una vida más digna.
Rolando Ruiz Durán sx





2/5/18

Caminar a Santiago de Compostela en clave misionera... Camino de Santiago Misionero


Caminar a la tumba del apóstol Santiago con misioneros tiene un matiz particular. Redescubrir la pasión por la misión es redescubrir la persona de Cristo y la pasión de Cristo por la humanidad. Misioneros de diferentes orígenes, diferentes familias religiosas, diferentes culturas, diferentes sensibilidades, pero cada cual llamado a vivir la misión como la única razón de seguimiento de Cristo y amor por los demás.
Manoli García, franciscana misionera de María; Mari Jose Soriano, laica misionera, casada con tres hijos y voluntaria de la Delegación de Misiones de Teruel, Martino Han, misionero de la Consolata y coreano; Eduardo Tchipolo, misionero espiritano y angoleño, Ivanildo de Sousa, misionero javeriano y brasileño. Diferentes continentes y una llamada, diferentes experiencias y un mismo sentir, diferentes estados de vida pero un único corazón. Junto a ellos tres profesoras, con entusiasmo misionero, una de ellas, laica misionera de Jesús María y José. Éramos nueve, un grupo pequeño pero con una cosa en común: Cristo y el caminar juntos a Santiago de Compostela en clave de misión “Ad Gentes”.
Vale la pena recordar que la palabra apóstol proviene del griego apostellô “απόστολος enviado, emisario, delegado oficial encargado de una misión, no una simple persona que propaga una doctrina o se dedica a una causa, embajador de Cristo Resucitado.
Escuchar y sentir como la misión confiada por Cristo a su Iglesia a través de sus apóstoles: Id y anunciad la Buena Nueva a toda creatura, está aún vigente y además con los matices diversos de nuestra época, la misión no es sólo en una dirección: de Europa al resto del mundo, sino del mundo para el mundo.
Para ello, unirnos al camino de otros tantos que caminan ha sido una manera sutil de redescubrir el estilo de la misión: itinerante, disponible, confiada, humilde, atenta y al compás de la climatología: lluvia, sol, viento, frío, calor y con estados de ánimo diversos: alegría, ánimo, entusiasmo, cansancio, fatiga, esperanza, encuentro, etc.
Rostros hermosos de acogida ya sea en Pontevedra, Caldas de Reis, Padrón o Santiago, o durante el camino en que se oía “buen camino”. Carmen en el Santuario de la Virgen del Peregrino en Pontevedra, donde iniciamos nuestro Camino; Carmen, María Dolores y Don Enrique en Padrón; David, delegado de Misiones de Santiago; Miguel de la Mata, guardián del convento de San Francisco; Lourdes y Marisa que se han desplazado desde Vigo para estar con nosotros y llevarnos una rica empanada, franciscanas misioneras de María. En fin, todos han contribuido para vivir en clave misionera este camino. Sin olvidar la naturaleza gallega y la acogida en la Catedral de Santiago, donde seguro que todos nos hemos regalado del abrazo al apóstol y el poder orar en su tumba, donde en silencio expresábamos nuestra oración. Celebrar la Eucaristía con tantos otros peregrinos y como decía Martino, observando en la Plaza del Obradoiro: “mucha gente tan diversa, de países, culturas y ambientes” una gozada de universalidad y de alegría, todos muestran su gozo al llegar, después de muchos kilómetros de Camino.
Lo nuestro, vivir con alegría y entusiasmo nuestra vocación misionera de ir a Anunciar a aquellos que aún no han tenido la gracia de conocer a Cristo. Y abiertos al mundo que nos invita a dar a conocer la alegría que llevamos dentro.
Esta iniciativa intercongregacional misionera marca una huella que desea revivirla con otros muchos “caminantes” para una próxima vez.

Rolando Ruiz Durán sx
Misionero Javeriano

1/5/18

Servirte y estar al Servicio del hermano... Camino de Santiago Misionero


Santiago me pone en Su Camino nuevamente... De nuevo para darle GRACIAS por esos favores concedidos...
Y ahora, al volver de darle “gracias” esa palabra queda sumamente pequeña pues aún siento mayor gratitud al haberlo realizado
“Gracias” doy a menudo por las personas que el Señor ha ido poniendo a mi lado... y aún, tras 4 décadas en la vida, consigue sorprenderme con nuevos regalos que pone en mi camino
...camino de la vida, de la Fe, de la verdad
“Tú eres el CAMINO, la VERDAD y la VIDA, Jesús”...
Y para vivir esa VERDAD y esa VIDA, pones en mi Camino a personas como las que me han acompañado en estos días de peregrinación
¿Quién me iba a decir que además de esos angelitos que me ha ido poniendo a lo largo de estos 40 años, el Padre bueno iba a congratularme durante este puente con unos Misioneros (con mayúscula) que no sólo iban a “acompañarme” en el Camino, sino iban a ENRIQUECERLO y hacerlo AÚN MÁS GRANDE..?
¡Qué BUENO eres, Señor! Me acerco a darte “gracias” aún sabiendo que esa palabra  es “minúscula” por TODO cuanto de ti recibo...y además vuelvo con la sensación de un mayor agradecimiento que con el que inicié ese viaje...
¿Cómo corresponderte, Señor, si tus favores se hacen continuos...?
Te veo en Korea, en Angola, en Brasil, en México y en España... te haces presente a mi lado en mi compañera y amiga del trabajo y en el que no conocía pero me muestra Tu amor en su persona…
¿Cuál es mi misión, Señor, si no es servirte y estar al servicio del hermano...?
No puede ser otra, lo sé...pones el ejemplo frente a mis pasos, tendiéndome Tu mano, guiándome hasta Santiago con Tus hijos que se postran a Tus pies y transmiten Tu bondad en su caminar
Gracias por estos días intensos en los que te has hecho presente a través de su alegría, de su testimonio, de su experiencia y compartir...
Gracias por cada instante vivido con ellos y por tanto aprendido; gracias por dar sentido a la Fe en comunidad y al servicio; gracias por la sencillez en personas tan grandes que lo dan todo por ti
Pide “el Pastor del rebaño” medio folio para un artículo... pero ¿cómo expresar en tan poco espacio TANTO vivido y algo TAN Grande que viene de Dios mismo?
Sofía Iruela Devesa
Laica Misionera de Jesús María y José

23/4/18

Sentir lo profundo Pascua Misionera del Migrante



Por fin llegó el momento de coger el tren y el barco rumbo a participar en la “PASCUA MISIONERA DEL MIGRANTE 2018” en Ceuta. Tenía inquietud por conocer un poco cultural y la forma de ser del pueblo Ceutíes y por otra parte tener una experiencia de convivencia de compartir la vida con jóvenes venidos de distintos puntos de la Península y cómo no y lo más importante, vivirlo en un ambiente de acogida, solidaridad, cercanía con nuestros hermanos Inmigrantes de Ceuta, donde tuvimos ocasión de compartir la vida juntos y sin diferencias, formando un solo grupo… y bueno, no quise dejar desapercibido, a nivel personal, mi cambio de década en mi vida y decirle a ese Dios de la vida: “gracias a la vida que me ha dado tanto…”, tener un tiempo para la reflexión y sentir en mi profundo lo que esto significaba en mí vida, todo fue un regalo valioso y ¡qué bueno! Una experiencia especial, desde un ambiente con jóvenes donde recibes energía positiva, ilusión por la vida, vitalidad etc.
Se me fueron cayendo esquemas mentales en la medida que íbamos compartiendo y poniendo en nuestras manos la vida en profundidad, de aquellas mañanas junto con nuestros hermanos los Inmigrantes con las mismas inquietudes al igual que puede tener el joven Español o Europeo o los que estábamos ahí, sentía en la medida que me acercaba y acogía sus sentimientos, sus inquietudes, sus preocupaciones , sus problemas, sus alegrías, sus esperanzas… para mí era, como que entraba en tierra sagrada donde tenía que descalzarme porque el lugar donde pisaba era santo y eso hacía de que te sintieras una con ellos. Fueron días vividos muy intensos… El “Centro de San Antonio “ es para ellos su casa, su familia, su referencia donde Maite junto a su esposo Salva y su hija María dan lo mejor de sí mismos con una entrega generosa e incondicional donde les hacen y nos han hecho sentirnos muy bien.
Otra de las grandes riquezas vividas fue el compartir la vida con: Ana, Irene, Juan, Antonio, María, Marta, Pablo, Sara, Maite, Salva, Jesús (Javeriano) y Rolando (Javeriano) responsable de la Pascua Misionera. GRACIAS, porque al final del día en un ambiente de silencio y de respeto íbamos desgranando el día vivido con toda su riqueza y a la vez con toda su humildad y sencillez. GRACIAS, por vuestra franqueza, personalmente me habéis enriquecido y me habéis hecho ser más Franciscana Misionera de María. GRACIAS, por vuestros valores de: Escucha, Respeto, Solidaridad, Apertura, Amistad, Sencillez. GRACIAS, por vuestra acogida , me habéis hecho sentirme muy bien entre vosotros. 
La Liturgia de cada día, vivida como GRUPO y como PARROQUIA ha sido otra de las Armonías Divinas (como diría mi fundadora, María de la Pasión)… y no digamos la experiencia en Tetuán, sin olvidar la frontera de regreso a Ceuta, todavía recuerdo las palabras de María (Hija de Maite y Salva) … ¡Corre, Anuncia! que nos quedamos atrás…! Pues teníamos que coger un taxi, ir a Ceuta, coger el coche de Maite y Salva, cargar las maletas y regresar a por el grupo que esa noche tenían que viajar hacia la Península… como era Domingo había mucha gente y todos queriendo pasar hacia España…

Y como no tener presente y agradecer también el detalle de María que gastó su propina para comprarnos pan para el grupo o la amiga de la parroquia que nos llevó dos ricos flanes… gestos bonitos y solidarios y que dicen mucho.
GRACIAS, Rolando, por tu apertura y tu riqueza de vida que has sabido conducirnos hacia esa Pascua con el Resucitado, hacia esa Pascua de Encuentro con el “Otro”, con el “Diferente” con el “Distinto” con el “Hermano”, con todo amor, respeto, delicadeza y comprensión. Me has hecho sentirme muy bien, como una más en estos días de convivencia y de compartir.

Somos “MIGRANTES” en la vida, en búsqueda de sentido y de una vida más plena y al igual que María Ortín y todos os llevo a todos en mi corazón. Os quiero un montón y con todo cariño. 

Anuncia Oña fmm