Vocaciones - Verano Misión

  • Reza y ayuda a las Vocaciones


    22 de abril- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Llamada, respuesta y Misión


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa Vocaciones


    "Escuchar, discenir, vivir la llamada del Señor"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en colegios e institutos
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • Camino de Santiago


    Vocacional Misionero
  • Campos de trabajo con inmigrantes


    Ceuta verano 2018

9/5/18

No más muertes en el mediterráneo... Círculo de silencio


Hoy, miércoles segundo del mes de mayo, el círculo del silencio en Tánger, dentro de la catedral del Espíritu Santo de esta ciudad, se ha celebrado con un momento de reflexión. 619 son los muertos  cifrados  y que se conocen, ellos han perecido en estas aguas en lo que va del año. Ya esto nos dice algo de la dureza de lo que se está viviendo en el cementerio del mediterráneo. Las aspiraciones de seres humanos en búsqueda de un mundo mejor, con el deseo de responder a la necesidad de dar seguimiento a sus sueños. Algo que ha marcado esta celebración, es que la gran mayoría de los que ahí estuvimos conocen a más de alguno que ha perecido en esas aguas. De hecho, el gesto era escribir el nombre, encender una vela y pronunciarlo en voz alta.
Por ello se decía “no más muertes en el mediterráneo” y también en francés “plus de morts dans la mediterranée”. La gran mayoría de los presentes son inmigrantes, ellos mismos han vivido y viven en carne propia el dolor de lo que esto significa. La Iglesia de Tánger a través de la Delegación de Migraciones les acompaña, y nos ayuda a reflexionar, e ir más allá para descubrir una humanidad que sufre. Una humanidad en la que la carne de Cristo sigue sufriendo.
Un día que ha marcado esta visita a Tánger, que marca también el deseo de hacer algo más para que no haya más hermanos que perecen en estas aguas. Que el mediterráneo sea un punto de encuentro y humanidad, de estrechar lazos y responder a las aspiraciones legítimas de tantos hermanos y hermanas que buscan una vida más digna.
Rolando Ruiz Durán sx





2/5/18

Caminar a Santiago de Compostela en clave misionera... Camino de Santiago Misionero


Caminar a la tumba del apóstol Santiago con misioneros tiene un matiz particular. Redescubrir la pasión por la misión es redescubrir la persona de Cristo y la pasión de Cristo por la humanidad. Misioneros de diferentes orígenes, diferentes familias religiosas, diferentes culturas, diferentes sensibilidades, pero cada cual llamado a vivir la misión como la única razón de seguimiento de Cristo y amor por los demás.
Manoli García, franciscana misionera de María; Mari Jose Soriano, laica misionera, casada con tres hijos y voluntaria de la Delegación de Misiones de Teruel, Martino Han, misionero de la Consolata y coreano; Eduardo Tchipolo, misionero espiritano y angoleño, Ivanildo de Sousa, misionero javeriano y brasileño. Diferentes continentes y una llamada, diferentes experiencias y un mismo sentir, diferentes estados de vida pero un único corazón. Junto a ellos tres profesoras, con entusiasmo misionero, una de ellas, laica misionera de Jesús María y José. Éramos nueve, un grupo pequeño pero con una cosa en común: Cristo y el caminar juntos a Santiago de Compostela en clave de misión “Ad Gentes”.
Vale la pena recordar que la palabra apóstol proviene del griego apostellô “απόστολος enviado, emisario, delegado oficial encargado de una misión, no una simple persona que propaga una doctrina o se dedica a una causa, embajador de Cristo Resucitado.
Escuchar y sentir como la misión confiada por Cristo a su Iglesia a través de sus apóstoles: Id y anunciad la Buena Nueva a toda creatura, está aún vigente y además con los matices diversos de nuestra época, la misión no es sólo en una dirección: de Europa al resto del mundo, sino del mundo para el mundo.
Para ello, unirnos al camino de otros tantos que caminan ha sido una manera sutil de redescubrir el estilo de la misión: itinerante, disponible, confiada, humilde, atenta y al compás de la climatología: lluvia, sol, viento, frío, calor y con estados de ánimo diversos: alegría, ánimo, entusiasmo, cansancio, fatiga, esperanza, encuentro, etc.
Rostros hermosos de acogida ya sea en Pontevedra, Caldas de Reis, Padrón o Santiago, o durante el camino en que se oía “buen camino”. Carmen en el Santuario de la Virgen del Peregrino en Pontevedra, donde iniciamos nuestro Camino; Carmen, María Dolores y Don Enrique en Padrón; David, delegado de Misiones de Santiago; Miguel de la Mata, guardián del convento de San Francisco; Lourdes y Marisa que se han desplazado desde Vigo para estar con nosotros y llevarnos una rica empanada, franciscanas misioneras de María. En fin, todos han contribuido para vivir en clave misionera este camino. Sin olvidar la naturaleza gallega y la acogida en la Catedral de Santiago, donde seguro que todos nos hemos regalado del abrazo al apóstol y el poder orar en su tumba, donde en silencio expresábamos nuestra oración. Celebrar la Eucaristía con tantos otros peregrinos y como decía Martino, observando en la Plaza del Obradoiro: “mucha gente tan diversa, de países, culturas y ambientes” una gozada de universalidad y de alegría, todos muestran su gozo al llegar, después de muchos kilómetros de Camino.
Lo nuestro, vivir con alegría y entusiasmo nuestra vocación misionera de ir a Anunciar a aquellos que aún no han tenido la gracia de conocer a Cristo. Y abiertos al mundo que nos invita a dar a conocer la alegría que llevamos dentro.
Esta iniciativa intercongregacional misionera marca una huella que desea revivirla con otros muchos “caminantes” para una próxima vez.

Rolando Ruiz Durán sx
Misionero Javeriano

1/5/18

Servirte y estar al Servicio del hermano... Camino de Santiago Misionero


Santiago me pone en Su Camino nuevamente... De nuevo para darle GRACIAS por esos favores concedidos...
Y ahora, al volver de darle “gracias” esa palabra queda sumamente pequeña pues aún siento mayor gratitud al haberlo realizado
“Gracias” doy a menudo por las personas que el Señor ha ido poniendo a mi lado... y aún, tras 4 décadas en la vida, consigue sorprenderme con nuevos regalos que pone en mi camino
...camino de la vida, de la Fe, de la verdad
“Tú eres el CAMINO, la VERDAD y la VIDA, Jesús”...
Y para vivir esa VERDAD y esa VIDA, pones en mi Camino a personas como las que me han acompañado en estos días de peregrinación
¿Quién me iba a decir que además de esos angelitos que me ha ido poniendo a lo largo de estos 40 años, el Padre bueno iba a congratularme durante este puente con unos Misioneros (con mayúscula) que no sólo iban a “acompañarme” en el Camino, sino iban a ENRIQUECERLO y hacerlo AÚN MÁS GRANDE..?
¡Qué BUENO eres, Señor! Me acerco a darte “gracias” aún sabiendo que esa palabra  es “minúscula” por TODO cuanto de ti recibo...y además vuelvo con la sensación de un mayor agradecimiento que con el que inicié ese viaje...
¿Cómo corresponderte, Señor, si tus favores se hacen continuos...?
Te veo en Korea, en Angola, en Brasil, en México y en España... te haces presente a mi lado en mi compañera y amiga del trabajo y en el que no conocía pero me muestra Tu amor en su persona…
¿Cuál es mi misión, Señor, si no es servirte y estar al servicio del hermano...?
No puede ser otra, lo sé...pones el ejemplo frente a mis pasos, tendiéndome Tu mano, guiándome hasta Santiago con Tus hijos que se postran a Tus pies y transmiten Tu bondad en su caminar
Gracias por estos días intensos en los que te has hecho presente a través de su alegría, de su testimonio, de su experiencia y compartir...
Gracias por cada instante vivido con ellos y por tanto aprendido; gracias por dar sentido a la Fe en comunidad y al servicio; gracias por la sencillez en personas tan grandes que lo dan todo por ti
Pide “el Pastor del rebaño” medio folio para un artículo... pero ¿cómo expresar en tan poco espacio TANTO vivido y algo TAN Grande que viene de Dios mismo?
Sofía Iruela Devesa
Laica Misionera de Jesús María y José

23/4/18

Sentir lo profundo Pascua Misionera del Migrante



Por fin llegó el momento de coger el tren y el barco rumbo a participar en la “PASCUA MISIONERA DEL MIGRANTE 2018” en Ceuta. Tenía inquietud por conocer un poco cultural y la forma de ser del pueblo Ceutíes y por otra parte tener una experiencia de convivencia de compartir la vida con jóvenes venidos de distintos puntos de la Península y cómo no y lo más importante, vivirlo en un ambiente de acogida, solidaridad, cercanía con nuestros hermanos Inmigrantes de Ceuta, donde tuvimos ocasión de compartir la vida juntos y sin diferencias, formando un solo grupo… y bueno, no quise dejar desapercibido, a nivel personal, mi cambio de década en mi vida y decirle a ese Dios de la vida: “gracias a la vida que me ha dado tanto…”, tener un tiempo para la reflexión y sentir en mi profundo lo que esto significaba en mí vida, todo fue un regalo valioso y ¡qué bueno! Una experiencia especial, desde un ambiente con jóvenes donde recibes energía positiva, ilusión por la vida, vitalidad etc.
Se me fueron cayendo esquemas mentales en la medida que íbamos compartiendo y poniendo en nuestras manos la vida en profundidad, de aquellas mañanas junto con nuestros hermanos los Inmigrantes con las mismas inquietudes al igual que puede tener el joven Español o Europeo o los que estábamos ahí, sentía en la medida que me acercaba y acogía sus sentimientos, sus inquietudes, sus preocupaciones , sus problemas, sus alegrías, sus esperanzas… para mí era, como que entraba en tierra sagrada donde tenía que descalzarme porque el lugar donde pisaba era santo y eso hacía de que te sintieras una con ellos. Fueron días vividos muy intensos… El “Centro de San Antonio “ es para ellos su casa, su familia, su referencia donde Maite junto a su esposo Salva y su hija María dan lo mejor de sí mismos con una entrega generosa e incondicional donde les hacen y nos han hecho sentirnos muy bien.
Otra de las grandes riquezas vividas fue el compartir la vida con: Ana, Irene, Juan, Antonio, María, Marta, Pablo, Sara, Maite, Salva, Jesús (Javeriano) y Rolando (Javeriano) responsable de la Pascua Misionera. GRACIAS, porque al final del día en un ambiente de silencio y de respeto íbamos desgranando el día vivido con toda su riqueza y a la vez con toda su humildad y sencillez. GRACIAS, por vuestra franqueza, personalmente me habéis enriquecido y me habéis hecho ser más Franciscana Misionera de María. GRACIAS, por vuestros valores de: Escucha, Respeto, Solidaridad, Apertura, Amistad, Sencillez. GRACIAS, por vuestra acogida , me habéis hecho sentirme muy bien entre vosotros. 
La Liturgia de cada día, vivida como GRUPO y como PARROQUIA ha sido otra de las Armonías Divinas (como diría mi fundadora, María de la Pasión)… y no digamos la experiencia en Tetuán, sin olvidar la frontera de regreso a Ceuta, todavía recuerdo las palabras de María (Hija de Maite y Salva) … ¡Corre, Anuncia! que nos quedamos atrás…! Pues teníamos que coger un taxi, ir a Ceuta, coger el coche de Maite y Salva, cargar las maletas y regresar a por el grupo que esa noche tenían que viajar hacia la Península… como era Domingo había mucha gente y todos queriendo pasar hacia España…

Y como no tener presente y agradecer también el detalle de María que gastó su propina para comprarnos pan para el grupo o la amiga de la parroquia que nos llevó dos ricos flanes… gestos bonitos y solidarios y que dicen mucho.
GRACIAS, Rolando, por tu apertura y tu riqueza de vida que has sabido conducirnos hacia esa Pascua con el Resucitado, hacia esa Pascua de Encuentro con el “Otro”, con el “Diferente” con el “Distinto” con el “Hermano”, con todo amor, respeto, delicadeza y comprensión. Me has hecho sentirme muy bien, como una más en estos días de convivencia y de compartir.

Somos “MIGRANTES” en la vida, en búsqueda de sentido y de una vida más plena y al igual que María Ortín y todos os llevo a todos en mi corazón. Os quiero un montón y con todo cariño. 

Anuncia Oña fmm

21/4/18

Súbete al perdón VII Marcha Misionera de Córdoba


Mensaje potente ha sido el de la VII Marcha Misionera Diocesana de Córdoba: “súbete al perdón” vehiculado a través del rostro de Santa Josefina Bakhita. Jornada llena de fe, crecimiento, vida y profundización con estilo joven. Nos hemos dado cita en la aldea de Cordobilla, junto a la Iglesia, en la plaza. Cuando los 598 inscritos habían llegado, la oración inicial ha sido contemplada y vivida con gran sentimiento. Jóvenes liderados por Don Miguel David Pozo, han escenificado con viveza y ternura la vida de Santa Josefina Bakhita, su dura vida de esclavitud expresada con cadenas y música, dejaba descubrir en el corazón y alma de los participantes que esta no era una santa normal. El amor vence todo y libera el sufrimiento, por atroz que este pueda ser. Un abrazo lleno de ternura y un rostro transfigurado, Bakhita nos enseña a descubrirnos amados y por ello, dispuestos a dar lo mejor de la misericordia: el perdón.

¿Qué aporta hoy un inmigrante a nuestra sociedad? Mucha gente se hace esa pregunta y aunque sea sólo tácita, el interrogante invade espíritus. Durante la  misma oración, un joven de 21 años, inmigrante Sumaila Dumbia, de origen maliano, con acento extranjero y expresándose en castellano, daba un golpe de estupor silencioso y contemplativo. Él narraba con sencillez su vida, su sueño, su caminar. Este caminar hacia una vida nueva y buscando a Dios, ha logrado sacar más de una lágrima a los presentes. No de dolor y empatía ante el sufrimiento sino de conmoción interna al mirar cómo él había sido tocado por Dios. “Sí, decía, buscar a Dios… yo he buscado a Dios, cuando ya he sido mayor he decidido hacerme cristiano, muchos llevan una cruz pero no van a misa”… Con un golpe de gracia y sinceridad, nos hacía descubrir su esperanza, sus sueños, su encuentro con Dios, “sí, todos tenemos errores, pero hay que seguir”. No ha sido un grito de dolor y desesperanza, sino un canto de alegría envuelto con el deseo de ser bueno y responder a los demás, dejándose guiar por la mano de Dios. 
Así, con este sabor de boca, iniciamos la marcha en medio de una naturaleza muy diversificada y bajo un cielo nublado que impedía el cansancio del sol abrumador. Bosque, olivares, viñedos, e incluso el agua apacible del canal, han combinado con un caminar ni lento, ni apresurado, imagen de nuestras vidas y de nuestros sueños. Caminar junto a los demás y yendo hacia Dios. Durante la marcha, ha habido muchos sacerdotes, revestidos de una estola para la ocasión, y son muchos los que han podido acercarse al sacramento del perdón.
Ya en el Colegio de la Compañía de María, nos han dado la bienvenida Antonio Guerra, director del colegio, y el Alcalde de Puente Genil, Esteban Morales; ahí hemos podido retomar fuerzas, comer alegremente, compartiendo risas, cansancio y alimentos. Al poco rato, los seminaristas y formadores del Seminario San Pelagio han dado una catequesis preciosa, elaborada con antelación, por Don Adolfo Ariza, delegado de catequesis, con el tema “perdonar de verdad” nos hemos sumergido en una sencilla, pero muy profunda reflexión sobre el sentido del perdón,  la capacidad que tenemos de perdonar y hacer de ello vida nuestra.
Después, junto a la parroquia de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Don Juan Ropero, nos ha dado la bienvenida en ese Santuario tan querido por muchos pontanos y ha dado paso a Don Antonio Prieto, rector del Seminario Mayor San Pelagio, que con dulzura y cercanía nos ha trazado la belleza y sufrimientos de la vida de Santa Josefina Bakhita; ahí, junto a él se encontraba el anda con la imagen, decorada con telas africanas y flores mostrándonos, una vez más como esta santa sencilla y olvidada por muchos, era capaz de despertar en todos admiración y deseo de descubrirla aún más. Dios siempre habla a través de los que se dejan transformar por él.
La procesión partía poco tiempo después, rumbo a la Parroquia de San José, dónde la imagen fue recibida triunfalmente, volvía a marcar nuestra jornada. Ahí Don José Antonio Gallego, párroco, nos ha dado la bienvenida mientras esperábamos a Don Demetrio Fernández, obispo y pastor de la Diócesis de Córdoba. Una procesión, de trece sacerdotes y seis seminaristas acompañando a Don Demetrio alcanzaba el altar con la Iglesia llena, que hasta había gente acomodada en el mismo suelo. La alegría orante de la gente contemplaba la procesión de entrada mientras cantaba: Unidos en Ti habrá semillas, Dará sus frutos el reino de Dios. Unidos en Ti seremos vida, Un cielo abierto a la humanidad. Unidos en Ti habrá esperanza. Cada día aunque haya dolor. Y unidos en Ti el mundo crea. El mundo crea. 
Cantos, dirigidos por un coro compuesto por las cinco parroquias de Puente Genil han armonizado el ambiente festivo y religioso. La solemnidad y la juventud se combinaban para dar a esta celebración un toque misionero y evangelizador. Don Demetrio se ha acercado a los jóvenes con palabras llenas de amor que iban tocando el sentido de la marcha, “súbete al perdón”, Santa Josefina Bakhita, la misión hasta los confines de la tierra, el testimonio cristiano, Jesús el pastor de la ovejas e incluso la oración por las vocaciones. Él, nuestro obispo, ha sabido trenzar su homilía, de tal manera que el interés en las miradas de los jóvenes, daba a entender la apertura de sus corazones ante la voz de su pastor.

Mucha alegría que se ha reflejado en el hecho de que al terminar, nadie parecía tener prisa en dejar el lugar…, se dejaba entender el suspiro por la VIII Marcha Misionera. Presentes han estado: Don Antonio Evans, delegado de misiones, las parroquias de Almedinilla, Santa María la Mayor de Baena, la Asunción de Priego y Valenzuela; Nuestra Señora del Carmen, Ntra. Sra. de la Esperanza, San Miguel y Divina Pastora, Santa Rafaela María, Virgen del Camino, Santa Luisa de Marillac, todas estas de Córdoba; San Mateo de Valenzuela, la Inmaculada Concepción de Almodóvar del Río, jóvenes de la delegación de juventud; las parroquias de Santiago el Mayor, San José, El Carmen, Nuestra Señora de la Purificación y Nuestro Padre Jesús Nazareno de Puente Genil; los colegios Sagrado Corazón de Córdoba, Virgen Estrella de Valle del Río y Compañía de María de Puente Genil; el Hogar de Nazaret de Puente Genil, el Seminario Mayor San Pelagio de Córdoba y los diferentes grupos de la Delegación de Misiones de Córdoba. Más tanta gente que nos ha seguido sin haberse inscrito.

Como dijo Mons. Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, “es una marcha misionera que nos hace a todos misioneros”, así nuestro corazón insiste al descubrir la invitación para subirnos al perdón y mirar cómo ha sido transformada Santa Josefina Bakhita. Con el corazón rebosando de alegría, todos hemos regresado a casa, sabiendo que la vida cristiana se nutre del encuentro de la comunidad con su Señor, de la reflexión y oración y del deseo de poner en práctica la vivencia de la fe.
Rolando Ruiz Durán sx











19/4/18

Vigilia de oración por las Vocaciones en San Miguel Arcángel


Nos hemos dado cita en San Miguel Arcángel para la vigilia de oración por las vocaciones en la Vicaría VIª, la coordinaciones de la Pastoral Vocacional Misionera, para orar por las vocaciones aquí y en las tierras de misión. Varias parroquias y comunidades religiosas: San Miguel Arcángel, parroquia anfitriona, Santa Maravillas de Jesús, La Purificación de Nuestra Señora, la Epifanía del Señor, la Crucifixión del Señor, San Leopoldo, Nuestra Señora de África y comunidades de religiosas Carmelitas de la Caridad de Vedruna, Misioneras Cruzadas de la Iglesia, Misioneras de Jesús María y José, Hijas de la Iglesia, las AMICO (Amistad misionera en Cristo), Franciscanas Misioneras de María y desde luego la comunidad de Clarisas Franciscanas de General Ricardos que desde su comunidad han estado unidas a esta oración.
La Eucaristía ha sido ofrecida por las vocaciones y después ha seguido una vigilia de oración con varios momentos: de oración, de escucha de testimonios y de adoración al Señor Jesús.
Los dos testimonios han sido dados por David, seminarista diocesano de San Dámaso y Sor Margarita, hermana amico originaria de Kenia. En ellos dos hemos redescubierto al Señor que llama en la sencillez de una vida ofrecida a Dios y a los hermanos. Se lee muy bien las huellas del Señor en sus vidas y como decía sor Margarita al final “no tengas miedo de decir sí al Señor, siempre se es feliz cuando se dice sí al Señor”.
La Adoración en un gran silencio nos ha permitido adorar al dueño de la mies y escuchar en el silencio susurrante la voz del que llama.
El lema de esta jornada de oración conjunta y organizada por la Conferencia Episcopal Española, la Confer y las Obras Misionales Pontificias: “Tienes una llamada. Responde” nos ha dado el ritmo de la celebración.
Jóvenes y mayores laicos, religiosas y sacerdotes, todos unidos en la oración, el Señor escucha nuestra oración y mueve los corazones de la gente para responder.
Gracias a todos los presentes y los que sin estar presentes se han unido a esta oración.
Rolando Ruiz Durán sx





   

16/4/18

Apertura y gran receptividad a la misión... Misiones Canarias


Apertura y gran percepción misionera  en la Diócesis de Canarias… Animación Misionera
Regresando hacia Madrid leía una frase del biblista Gérard Rossé que escribe un artículo María en el Evangelio de Lucas (Del libro María y la búsqueda de la verdad) en donde dice literalmente “María es madre de Jesús, un privilegio del todo singular; pero ella es antes que nada, ese vacío que Dios ha podido colmar. Y por ello ella puede ser prototipo del creyente”. Y me quedo con esta frase: vacío que Dios ha podido colmar. Esa es la impresión que tengo sobrevolando el Atlántico cuando repaso los días intensos vividos en la isla de Gran Canaria. Muchos rostros e igual número de corazones que expresan un vacío con sed de ser colmado por Dios de alegría y conectar con la misión. Abriendo sueños y esperanzas para vivir de manera concreta el seguimiento de Cristo.
Sí, en todos los lugares donde se ha pasado he podido alegrarme por el hecho de que el eco misionero colma miradas de pequeños y grandes, de mayores y jóvenes. Hemos podido vivir, con Manolín, delegado de Misiones de la diócesis de Canarias y Nazaret, secretaria de la Delegación, una intensa animación llamada “Misión y Migraciones”.
Visitando el colegio San Antonio María Claret en Las Palmas que estaba viviendo una semana de solidaridad y ha abierto sus puertas a las misiones, el Atlantic School de Santa Brígida con el curso de 4º de la ESO, las parroquias de Santa Isabel de Hungría, San Bernando, también llamada ermita de San Telmo (en Las Palmas), la ermita de San Blas o la parroquia de Santa BrÍgida. Del mismo modo se ha compartido una formación misionera dirigida al grupo de voluntarios de la Delegación de Misiones y otra, en conjunto con las Delegaciones de Migraciones, Misiones y algunos animadores de Cáritas. Todo versado sobre el vínculo tan fuerte que existe a través de nuestros hermanos inmigrantes, mirándolos desde el origen y el destino de sus países, poniendo de relieve que las migraciones interpelan nuestra realidad más actual y une de manera especial misión y migraciones desde los siguientes acentos:

1.-   La creación de organizaciones de voluntariado y solidaridad con los pueblos del Sur.
-      2.- Los movimientos migratorios y la movilidad moderna con nuevos espacios para la sensibilización misionera;
-          3.- La acogida y la atención de quienes vienen de otros países,
-          4.- Incentivando espacios de encuentro para el diálogo y la oración con miembros de otras religiones.
El círculo del silencio como acto público y presencia en medio de nuestra sociedad invitaba de manera más o menos tácita a decir “no al racismo, no la xenofobia y al odio”. La persona debe ser el centro de nuestras preocupaciones y sobre todo en situación de vulnerabilidad.
Precioso el encuentro con seminaristas menores y mayores para contar la vida misionera, la vocación misionera y desde luego hacer presente en las preocupaciones de todos los cristianos la vocaciones nativas, es decir las que nacen en tierras de misión y que deben de ser también la niña de nuestros ojos.
Una vigilia de oración y en la ermita de San Telmo, con el deseo de hacer eco del lema de la jornada mundial de oración por las vocaciones y también por las vocaciones nativas que dice “Tienes una llamada. Responde”.  
En resumen, gran receptividad misionera que expresa el vacío que DIOS colma y que da sentido a la búsqueda de verdad y de Dios en nuestra vida.
Rolando Ruiz Durán sx