INFANCIA MISIONERA

  • "SÍGUEME"


    22 de enero: Jornada de Infancia Misionera 2017
  • INFANCIA MISIONERA


    Demos voz a los niños, son parte de la Iglesia y parte importante
  • ¿QUÉ ES INFANCIA MISIONERA?


    Una obra del Papa que promueve la ayuda recíproca entre los niños del mundo
  • ¿CÓMO AYUDA INFANCIA MISIONERA?


    Con cerca de 17 millones de euros de ayudas enviadas y más de 2.700 proyectos atendidos
  • ¿CÓMO PUEDES AYUDAR?


    Tu donativo servirá para que miles de niños puedan llevar una vida digna

21/1/17

Campo de Trabajo con Inmigrantes Ceuta 2017

Campos de Trabajo con Inmigrantes en Ceuta Verano 2017
“Nadie es extranjero en nuestro corazón”
 “El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado” (Mc 9,37)
OBJETIVOS
Queremos vivir la fraternidad con nuestros hermanos y hermanas inmigrantes y ensanchar nuestro corazón a otras realidades, creciendo y formándonos como grupo de fe.
Abrazar con nuestras vidas, como Jesús, la fragilidad y vulnerabilidad del inmigrante que sufre la indiferencia del distanciamiento de nuestros corazones.
Acercamiento a otras religiones con el deseo de crear puentes y estrechar lazos.
¿PARA QUIÉN?
Jóvenes con deseo de vivir el encuentro con el otro, de otra cultura, lengua y religión, que tengan motivaciones de fe y/o deseo de crecer en ellas, para acercarse a estas realidades de misión desde un espíritu cristiano.
No se requiere tiempo de formación previa pero se requiere disponibilidad en el trabajo y aceptación en las indicaciones que se tomaran durante el campo.
¿EN QUÉ CONSISTE EL CAMPO DE TRABAJO?
Son unos días para dedicarnos al servicio y a la reflexión. Además es una buena oportunidad para conocer gente nueva.
Por las Mañanas, actividades con los jóvenes inmigrantes en el Centro San Antonio (Centro para Inmigrantes de la Iglesia de Ceuta) y también en el CETI (Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes). Se trabaja dando clases de alfabetización funcional, haciendo manualidades, informática y organización de juegos y dinámicas.
Por las tardes, intercambio entre nosotros y reflexión sobre nuestras vidas al contacto con los demás, confrontándonos con la Palabra de Dios.
Y TAMBIÉN
Crear el ambiente propicio para la oración y el encuentro
Nadie puede amar al que no conoce, y por ello abrirse al otro para conocerlo
Encuentro con la comunidad cristiana de Ceuta en la Eucaristía con los inmigrantes, en el Santuario de Nuestra Señora de África
Encuentro con otras realidades religiosas y culturales de la ciudad (Judaísmo, Islam, Hinduísmo).
Fin de semana con los franciscanos de la Parroquia Ntra. Sra. de la Victorias de Tetuán (Marruecos) para ver y conocer lo que hace la Iglesia en un país musulmán.
Si es posible haremos algún encuentro de oración con los inmigrantes a partir de sus experiencias religiosas.
FECHAS
1º Campo -  del 15 al 29 de julio 2017
-          Este campo reagrupa a jóvenes de 18 a 35 años, españoles e italianos
2º Campo 2 – del 29 de julio al 12 de agosto 2017
-          Este campo  reagrupa a jóvenes de 18 a 26 años y se realiza en colaboración con las Franciscanas Misionera de María

¿QUÉ LLEVAR?
Ropa de verano, utensilios de aseo, toallas, saco dormir o sábanas.
Además Biblia, cuadernos, bolígrafo, cartilla o tarjeta de Seguridad Social, pasaporte para ir a Marruecos
Si sabes tocar algún instrumento musical, no olvides llevártelo
PRECIOS
El precio no incluye el viaje hasta el puerto de Algeciras (este correrá a cargo por cada persona)
Toda la estancia a partir de Algeciras puerto, será de 250.00 euros incluyendo:
-          Ida y vuelta en ferry Algeciras-Ceuta-Algeciras
-          Estancia y comida en Ceuta
-          Viaje, estancia y comida en Marruecos
Si vienes en tren existe un descuento entre RENFE y BALEARIA (Tren-Ferry) Para ello es importante informarse y sacar los billetes con dos meses de antelación.
El Centro de Inmigrantes San Antonio de Ceuta está gestionado por la Asociación Cardjin y el Secretariado Diocesano de Migraciones de la Diócesis de Cádiz y Ceuta.
PARA MÁS INFORMACIÓN
Misioneros Javerianos
Comunidad de Carabanchel (Madrid)
Contactar con Rolando
c/ Ntra. Sra. de la Luz, 40 bis / 28025 Madrid
Para descargar el díptico pincha aquí 

18/1/17

Pascua Misionera del Migrante 2017

PASCUA MISIONERA DEL MIGRANTE
“Nadie es extranjero en la comunidad cristiana”
12-16 abril 2017
Organizada por Misioneros Javerianos en colaboración con el Centro de Inmigrantes San Antonio de Ceuta, centro gestionado por la Asociación Cardjin y el Secretariado Diocesano de Migraciones de la Diócesis de Cádiz y Ceuta.
Para participar o informarte:
Rolando Ruiz Durán (Misioneros Javerianos)
Teléfono 91.466.16.50 – 680.70.37.43
Maite Pérez López (Centro San Antonio)
Teléfono 856.205.578 – 608.280.235
PROGRAMA
Miércoles Santo
Llegada a Ceuta durante el día
Jueves Santo
Viviremos la fraternidad desde la caridad
Viernes Santo
Descubriremos juntos caminos de Pasión de hoy
Sábado Santo
Nos abriremos a la esperanza en Dios
Domingo de Resurrección
Celebración de la Pascua en Tetuán, Marruecos
Lunes Santo
Vuelta a casa
ACTIVIDADES
Dedicaremos las mañanas en el Centro de Inmigrantes San Antonio para estar con nuestros hermanos inmigrantes; sus experiencias nos darán la ocasión para reflexionar y orar a la luz de la pasión, muerte y resurrección de Jesús y desde sus vidas
Por las tardes viviremos las celebraciones de la Pascua junto a los feligreses de la parroquia de Sta. Beatriz de Silva
COSAS PARA LLEVAR
Biblia, cuaderno y bolígrafo
Ropa de abrigo, paraguas y tus efectos personales (incluyendo sábanas o saco de dormir)
Si tienes algún instrumento musical, traélo
Llévate el pasaporte para pasar el domingo con los Franciscanos de Tetuán en Marruecos.
GASTOS
El desplazamiento hasta Ceuta corre por cuenta de cada uno
Para llegar a Ceuta hay que coger un barco en Algeciras, hay varios barcos a lo largo del día. El regreso será igual.
La comida y demás gastos rondarán los 60.00 euros.
Al final de la Pascua haremos cuentas y compartiremos los gastos. No hay una tarifa previa a pagar
FECHA LÍMITE PARA INSCRIBIRSE 8 de abril 2017 o hasta llenar cupo.

1/1/17

Vivir la luna de miel en la misión

Entrevista a Gabriel Dasilva Alonso y a Ledicia Santos Fernández, desde Alto Solimões (Brasil)
GABRIEL Y LEDICIA SON UNA PAREJA DE RECIÉN CASADOS, DE OURENSE. Y SU LUNA DE MIEL NO HA SIDO, COMO SUELE SER HABITUAL, EN LAS ISLAS SEYCHELLES, NI EN BALI, NI EN NUEVA YORK, NI EN VENECIA… HA SIDO EN EL ALTO SOLIMÕES (BRASIL), EN EL AMAZONAS. PORQUE AMBOS COMPARTÍAN LA MISMA IDEA: VIVIR DURANTE ESE VIAJE UNA EXPERIENCIA DE MISIÓN. AHORA, DESPUÉS DE MES Y MEDIO EN BRASIL Y PERÚ, Y CUANDO ESTÁN YA A PUNTO DE REGRESAR (YA LO HABRÁN HECHO CUANDO ESTA REVISTA ESTÉ EN VUESTRAS MANOS), ASEGURAN HABER VIVIDO ALGO MUY ENRIQUECEDOR. “LO MEJOR HAN SIDO LAS PERSONAS… NOS HAN TRANSMITIDO UNA GRAN FE, Y UN CLARO EJEMPLO DE COMPROMISO DIARIO POR LA JUSTICIA Y EL EVANGELIO”.
“No nos arrepentimos de haber vivido este tipo de luna de miel”
¿Contadnos un poco quiénes sois y a qué os dedicáis?
Somos Ledicia y Gabriel, una pareja de recién casados.  Yo (Ledicia) tengo 30 años y soy de un pueblo pequeño al lado de Ourense, Sobrado do Bispo, aunque desde hace unos cuantos años he vivido en diferentes lugares por estudios y trabajo. Terminé biología en el 2009 y después de realizar un par de másteres, comenzó la odisea común a muchos otros de mi generación: becas mejor o peor remuneradas, voluntariados, pequeños proyectos… en diferentes países (Noruega, Irlanda, Escocia, etc.) y ¡no por mucho tiempo! A finales de 2015, tuve la suerte de conseguir un trabajo en Santiago de Compostela (ciudad en la que ambos cursamos la carrera), en un laboratorio de investigación. Yo (Gabriel) tengo 29 años y también soy de un pueblo de Ourense aún más pequeño que el de Ledi, Sabariz-Lobeira. He estudiado Químicas y me he embarcado en la aventura de hacer el doctorado, que espero que pronto llegue a término. No he tenido que emigrar tanto como Ledi, aunque sí hemos vivido los dos juntos en algunos de esos países.
¿Cómo os conocisteis? Contadnos algo de vuestro reciente matrimonio.
Nos conocimos en un campamento de scouts hace unos 14 años y llevamos juntos algo más de 11. Vivimos en Santiago de Compostela, en la parroquia de Sta. Marta, aunque muchos fines de semana regresamos a Ourense a ver a la familia y a reunirnos con nuestro grupo de vida de Fe de Acción Católica. Es sin duda el punto de referencia para seguir creciendo y madurando nuestra vida cristiana. En él rezamos, nos formamos, y contrastamos la vida con el Evangelio.
Nos casamos el pasado 30 de julio. Los meses previos se vivía un cierto nerviosismo en nuestras familias porque la fecha se acercaba y no habíamos preparado esas “cosas típicas” que suelen rodear a las bodas: invitaciones, flores, ropa, detalles,... Es normal. Pero nosotros estábamos más centrados en la preparación de la luna de miel. Habíamos decidido vivir una experiencia de misión, contactamos con varios misioneros a través de la Delegación de Misiones de Ourense, e iniciamos una formación específica en diferentes encuentros, los fines de semana.
Luna de miel en la misión… eso no es habitual, ¿Cuándo y cómo nació en vosotros la inquietud por la misión?
La inquietud por la misión, por salir de nuestra área de confort y vivir una experiencia de fe fuera de nuestras fronteras, de nuestra cultura…, no ha surgido a raíz de la boda. Esa inquietud la teníamos desde hace más tiempo y ha crecido y madurado al vivir la fe en grupo todos estos años. Sobre todo, al descubrir a Dios de una manera especial en el compromiso concreto en algunas realidades de “exclusión” que tenemos aquí cerca. Curiosamente, los dos teníamos la misma idea sobre una posible luna de miel, aunque nunca lo habíamos hablado antes.
Qué os comentaron las personas más próximas a vosotros…
Lo  hablamos con la gente más cercana, y empezamos a plantearnos como una posibilidad real, el vivir esta experiencia. Previamente a venir a Brasil, hemos reflexionado sobre el verdadero sentido del viaje. Sobre las motivaciones que lo convierten en misión y no un simple viaje solidario. Nunca antes habíamos vivido algo similar, aunque sí teníamos la experiencia de voluntariado en realidades de nuestro entorno. El compromiso con estas situaciones -cercanas pero muchas veces invisibles y excluidas-  nos interpela. Nos ayuda a encontrarnos con nosotros mismos, y con Dios en el rostro del prójimo; a valorar lo importante y relativizar lo que es solo relleno, fachada; y, también, a asentar la vida de pareja sobre valores y cimientos comunes. Con estas motivaciones contactamos con varios misioneros de nuestra diócesis, uno de ellos D. Adolfo Zon, recientemente nombrado obispo del Alto Solimões en el Amazonas brasileño. Enseguida nos respondió con total disponibilidad a acogernos, así que no lo dudamos y empezamos a organizar el viaje. Hay que destacar, que además de Adolfo Zon, otros muchos misioneros nos contestaron mostrando una disponibilidad y capacidad de acogida que la verdad, no esperábamos!
Al contarlo en la familia, les produjo un cierto miedo, preocupación, pero sobretodo, nos apoyaron y animaron. A los amigos, los compañeros de trabajo, además de la envidia sana por visitar la Amazonía, la decisión les sorprendió un poco más, les provocó curiosidad, pero, en general, lo valoran como algo positivo, y quizás también les suscitó algún interrogante.
Aún estáis en Brasil… Contadnos algo de lo que ahí estáis viviendo
Llegamos a Brasil hace ya un mes y medio, ¡cómo pasa el tiempo! Nos quedan solamente cuatro días más para regresar. Los primeros días permanecimos en Tabatinga, una ciudad fronteriza con Colombia y Perú en el estado del Amazonas. Allí nos recogió en el aeropuerto el mismo obispo,  pero sin coche oficial ni chofer. De vaqueros y camisa de cuadros, como acostumbra a andar D. Adolfo Zon, misionero javeriano de Ourense que lleva más de 20 años en la Amazonía y casi dos como obispo de la diócesis del Alto Solimões. Esos primeros días fueron una pequeña toma de contacto, una adaptación a la humedad y al calor, a los horarios, a los karapanás (mosquitos) y al increíble sabor de las frutas, zumos, comidas… A esto último nos acostumbramos rápidamente. Nos quedamos en el obispado, un lugar muy sencillo y humilde que poco tiene que ver con los obispados a los que estamos acostumbrados. Nuestro portuñol (lengua con características tanto del portugués como del español) fue mejorando con los días;, gracias, sobre todo, al gallego, así que la lengua no ha resultado ser una gran limitación. Hemos hecho un esfuerzo por aprender los nombres de las frutas, los peces, hemos estudiado la geografía de la zona, los pueblos, las comunidades… Con el paso de los días nos dimos cuenta de la importancia de estas pequeñas cosas para entablar conversaciones, situar la procedencia de esa persona, hablar de una u otra receta. En definitiva, para establecer una conexión más cercana con las personas que compartimos el día a día. Durante nuestra estancia, hemos recorrido diferentes comunidades a lo largo de los ríos Solimões (Amazonas) y Javari. Hemos convivido varias semanas con las hermanas mercedarias en Islandia (Yavarí), Perú; con los hermanos capuchinos en Benjamin Constant (Brasil), en la casa diocesana de Tabatinga (Brasil), hemos visitado varias comunidades ribereñas e indígenas; y hemos participao en algunos proyectos en curso, de organizaciones locales. 
¿Qué podéis contar de Islandia?
Buena parte de esta experiencia la vivimos en Islandia. Una ciudad peculiar, la Venecia peruana. Construida a 3-4 metros sobre el suelo y conectada por pasarelas de madera para evitar el agua en la época de crecida del rio. En estas condiciones, uno ya se imagina que la vida no puede ser muy sencilla. Hay luz eléctrica 12 horas al día. A veces hay cortes de luz por falta de suministro. El agua es un bien escaso, y tanto la cisterna como la ducha son cubos de agua, por lo que es fundamental ahorrarla al máximo. La gestión de residuos y la salubridad es un gran problema que genera, entre otras cosas, mal olor en algunos días y la proliferación de cucarachas (con las que a veces acabas compartiendo cama). En este contexto uno aprende a valorar todas esas comodidades que obviamos en el día a día. Te replanteas hábitos consumistas y palpas más de cerca la desigualdad y lo mal repartido que están los recursos en el planeta. Las pequeñas comunidades en las que estuvimos a lo largo del rio tienen condiciones de vida aún más difíciles. Nos ha llamado mucho la atención la prioridad del Gobierno por hacer llegar la luz eléctrica y la señal de televisión y, sin embargo, ninguna tiene agua pública potable.
¿Y qué hay de vuestra misión, qué hacéis y cómo vivís allí?
Nuestra experiencia de misión está siendo muy amplia y enriquecedora. Llegamos con una cierta incertidumbre en cuanto a lo concreto de lo que podríamos hacer. Nuestra mentalidad europea de tener todo más o menos atado, organizado nos producía cierto estrés los primeros días ya que aquí el ritmo es otro completamente diferente. Sin embargo, con el paso de los días, hemos conocido diferentes realidades y personas que nos han acogido, nos han abierto sus casas, hemos trabajado en sus proyectos, compartido su vida, conociendo la realidad y los problemas de esta triple frontera desde diferentes prismas… En Islandia, hemos acompañado la catequesis y la pastoral familiar, hemos organizado con las hermanas una convivencia de jóvenes, un bingo parroquial… e incluso hemos hecho de fontaneros y carpinteros en algunas “chapuzas” de casa. Hemos tenido la oportunidad de conocer algunos proyectos iniciados por una ONG italiana hace algunos años, sobre agricultura, acuicultura, potabilización de agua… ; y otros que continúan actualmente de suministro de agua potable,  cría de pollos… Hemos participado con un grupo local de Benjamin en sus proyectos de soberanía alimentaria y empoderamiento de las comunidades para que ganen en autonomía y se reduzcan las situaciones de escasez e injusticia. ¿Cómo es posible que falte alimento en una tierra tan rica y productiva? Realizamos también diferentes actividades con un grupo de enfrentamiento al tráfico de personas y la explotación sexual. Sin duda, esta realidad junto con el tráfico de drogas es uno de los mayores problemas de esta zona fronteriza. Quizás sea la realidad que más nos ha impactado y conmovido. Hemos podido visitar y compartir varios días con algunas comunidades indígenas que nos han mostrado una increíble acogida. Toda una lección de vida sobre como tratamos nosotros al extranjero, especialmente viniendo de una comunidad indígena que no hace más de 100 años fue masacrada por “los blancos” para explotar el caucho. 
Habéis conocido la misión en Amazonas y lo que ahí se vive. ¿Con qué os quedáis? 
Esta es una sociedad muy religiosa, en la que florecen multitud de iglesias y pequeñas comunidades. Algunas veces esto genera división y conflictos. Pero otras muchas, se juntan por un fin común como es la defensa de la vida, la lucha contra el tráfico de personas, etc. Hemos tenido la suerte de convivir con un grupo formado por laicos de diferentes iglesias en la reconstrucción de un centro de catequesis y apoyo a drogodependientes. Un ejemplo de como la fe está por encima de cualquier diferencia o religión.
En definitiva, hemos conocido la misión de la Iglesia desde la parte más pastoral y también desde el importante papel que desempeña apoyando y promoviendo proyectos para el empoderamiento de las comunidades y los más excluidos. Conocimos personas con un compromiso muy profundo con el Evangelio y la lucha por la justicia. Y sobre todo una gran fe que sustenta su tarea diaria. Es lo único que puede explicar su perseverancia con tantas dificultades: lentitud en los cambios, barreras institucionales, corrupción e, incluso amenazas de muerte por defender la dignidad humana. Su vida es un gran ejemplo de fe y compromiso. Compartir parte de esta experiencia con ellos también cuestiona nuestro compromiso muchas veces tibio y mediocre en nuestro día a día. 
¿Qué os ha marcado más?
El tiempo ha pasado rápido y ha sido una experiencia muy intensa. Ahora, es necesario reposar lo vivido y rezar. Pero si tuviésemos que decir cuál ha sido la experiencia más transformadora para nuestra vida, seguramente ha sido la convivencia con estas personas, algunos religiosos, otros laicos y otros de diferentes Iglesias. Nos han transmitido una gran fe, y un claro ejemplo de compromiso diario por la justicia y el Evangelio. Auténticos agentes de transformación social desde sus propios trabajos, contribuyendo de un modo a veces invisible a cambiar lo fundamental para que una sociedad mejore, las personas.
Luna de miel en el Amazonas, ¿qué diríais a los demás? 
Aquí en el Amazonas, el evangelio de las Bienaventuranzas que leímos en nuestra boda se hace más evidente y palpable. No nos arrepentimos en absoluto por haber vivido este tipo de “luna de miel”, la experiencia ha superado todas nuestras expectativas. Consideramos que hemos aprendido mucho y nos ha ayudado a crecer individualmente y como pareja. Pero ahora toca volver al día a día, después de este paréntesis. En la mochila vienen ciertos interrogantes, cuestionamientos sobre el compromiso concreto en nuestro día a día, realidades que hemos palpado a las que no podemos quedar indiferentes, ¿qué puedo hacer desde aquí?
Gracias por compartir con nosotros vuestra luna de miel desde la misión.
Rolando Ruiz Durán, sx
Tomado de la Revista Super Gesto, Nº 128 – Enero-Febrero 2017, ESCAPARATE, páginas 10-13

27/12/16

Hijos del mismo Dios

Imaginemos un tejado a dos aguas en el que arriba está Dios. Por un lado, suben los musulmanes a través de su oración y trabajo; por otro, los cristianos siguiendo a Jesús y su forma de vida. En este tejado, cada cual se acerca a Dios de diferente manera, de forma que, según vamos subiendo, también nos acercamos entre nosotros.
No es una idea mía. Son palabras escuchadas este verano en boca del hermano Jean-Pierre Schumacher, monje cisterciense, sobreviviente de la matanza del monasterio del Tibirine (la historia de la película “Dioses y hombres”). Un hombre que, pese al peligro que en los años 90 se vivía en Argelia, decidió quedarse junto con aquella población musulmana de la que se sentía parte. Él y otro monje vivieron para contarlo, el resto de su comunidad fue asesinada.
El pasado agosto, cuatro jóvenes de Pamplona tuvimos el privilegio de participar en un campo de trabajo con niños y niñas bereberes en el pobre y minúsculo asentamiento de Tattiouine, situado a los pies de la cordillera del Atlas, al sur de Marruecos. Una experiencia que se complementó con un retiro dirigido por el misionero javeriano Rolando Ruiz en el Monasterio de Nuestra Señora del Atlas, lugar donde en la actualidad vive Jean-Pierre junto con otros monjes a quienes pudimos conocer.
En Tattiouine nos recibió una pequeña comunidad de Franciscanas Misioneras de María, congregación a la que pertenece Montserrat Simón, una de las religiosas que nos acompañó en este viaje desde Pamplona. Ahí pudimos palpar una Iglesia en minoría, pero viva, abierta al entendimiento y a la amistad con aquellos que no comparten nuestras creencias. Al servicio del otro, sea quien sea, piense lo que piense. Una Iglesia coherente con el Evangelio.
Compartir el día a día de franciscanas misioneras de María (fmm) como Bárbara, de origen polaco, o como Marie, francesa de 88 años, que llevan media vida viviendo entre esas tribus, hace pensar hasta qué punto la verdadera fe no será la de aquellos que “se esconden”. La de quienes al creer en Dios no buscan realizarse a sí mismos en base a importantes cargos o al éxito y reconocimiento social. La de quienes, como San Francisco de Asís, descubren a Dios en el arte de hacerse pequeños al mundo. Trabajando por los demás sin que nadie se entere. Lejos de aplausos. Para llegar a ese nivel, hace falta tener mucha Fe.
Mientras nosotros colaborábamos en la escuela de verano de Tattiouine con los niños y niñas bereberes (quienes durante el año reciben una educación muy precaria), las fmm atendían en su dispensario médico a las numerosas familias que llegaban de diversas poblaciones cercanas. Y cuando alguna familia no podía acudir, eran ellas las que se desplazaban hasta las tiendas de las montañas para llevar a cabo la revisión médica a esas poblaciones seminómadas.
La amabilidad, educación, sentido de familia, los valores y la cercanía de las personas con las que hemos convivido demuestran que, aunque aún falten cosas por mejorar, Dios está presente en este pueblo y actúa.
Decía a sus religiosas la fundadora de las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor, la Venerable Antonia de la Misericordia: “les pido que vean en ellas (las mujeres en situación de prostitución) la imagen del Redentor”. Si trasladamos esta frase a otro contexto, como una visión del propio Jesús en las poblaciones musulmanas más desfavorecidas, entenderemos mejor cuál es mirada que acompaña a las Misioneras Franciscanas de María.
Pero, como he comentado antes, además de nuestra labor como “profesores”, una experiencia así queda vacía sin su dimensión de Fe. La posibilidad de disfrutar de varios días de silencio en el Magreb profundo, ese lugar que enamoró a buscadores de Dios como Albert Peyriguère o Charles de Foucauld, permite asimilar lo vivido entre esas poblaciones musulmanas y hacer un segundo viaje, personal y espiritual, a nuestro yo más auténtico, a ese desierto interior que todos tenemos pero que raras veces visitamos. Allí donde Dios nos habla con mayor claridad. Y así, acompañados por Rolando Ruiz sx y Montse Simón fmm, realizamos unos ejercicios ignacianos en el monasterio de Nuestra Señora del Atlas.
Como resumen sólo podemos afirmar que estas semanas vividas en el corazón de Marruecos nos han descolocado bastante a todos. ¡Y qué bueno es descolocarse en nuestra búsqueda de Dios! Ya que si lo tuviéramos todo claro dejaríamos de buscarle y eso, evidentemente, no sería Dios.
Finalizo con una frase de otra de las grandes figuras de la Iglesia, el Padre Arrupe: "No me resigno a que, cuando yo muera, siga el mundo como si yo no hubiera vivido". Estas palabras del visionario jesuita vasco recogen el espíritu con el que viven las Franciscanas Misioneras de María en aquellas fronteras humanas donde sus comunidades se hacen presentes.
En un mundo donde las ideas se confrontan y cada cual defiende su propia parcela, donde incluso las causas más justas pueden quedar empañadas por intereses partidistas o por ideologías trasnochadas, la apertura a otra cultura y a otra religión nos permite comprender que la única verdad absoluta que merece la pena ser defendida es el amor. Que la única certeza que nos une a todos los humanos es que, recemos a quien recemos, somos hijos del mismo Dios.


Alejandro Palacios Álvarez

24/12/16

Navidad - Noel - 2016

Queridos amigos y amigas, los cercanos y los más lejanos, me hago eco de la celebración de fe que el Señor nos invita a vivir, Él se hace uno de nosotros: nos comprende, nos ama, camina con nosotros y nos ayuda a entender la belleza de nuestra humanidad. Su encarnación nos invita a hacernos más cercanos a los demás, como él también lo hace con nosotros. Que brille en vuestras vidas esa luz que ha unido lo humano a lo divino y no se puede nunca más separar so pena de no entendernos ni ser capaces de brindar amor a los demás.
Très chers, vous tous, ceux qui sont tout près et ceux qui sont au loin, je me fais l’écho de la célébration que le Seigneur nous invite á vivre, Il s’est fait l’un de nous : nous comprend, nous aime, marche avec nous et nous aide á comprendre la beauté de notre humanité. Son incarnation nous invite á nous rapprocher des autres, ainsi qu’il l’a fait avec nous. Que  dans vos vies brille cette lumière qui a unit le divan á l’humain, sans qu’il puisse se séparer sous peine de ne plus nous comprendre ni d’être capable d’aimer les autres.
Con mis sinceros deseos.  
Avec me meilleurs Vœux.

Rolando Ruiz Durán sx

18/12/16

Luigi Menegazzo, superior de los Misioneros Javerianos

Hoy 18 de diciembre de 2016, en el hospital Santo Spirito de Roma, a las 04,30 ha fallecido de crisis cardiaca el Superior General de los Misioneros Javerianos, el P. Luigi Menegazzo. Tenía 64 años cumplidos, nació en Citadella, Padua, Italia el 16 de julio de 1952.
Entró en el Instituto de los Misioneros Javerianos en Vicenza el 26 de septiembre de 1963. Emitió su primera profesión religiosa en San Pedro in Vincoli el 8 de septiembre de 1969. Fue ordenado sacerdote en Parma el 25 de septiembre de 1977.
Obtuvo la licencia en misionología en la Universidad Gregoriana el 30 de junio de 1980, fue enviado a Japón en donde fue vicepárroco y posteriormente párroco de la Parroquia de Nichinan. En 1989 fue llamado a Italia para enseñar en el Estudiantado Teológico-filosófico de Parma. En 1994 volvió a Japón hasta el año 2001 como párroco en Tamana, fue Vice Regional y después Regional de 1998 al 2001. En el capítulo general del año 2001 fue elegido Vicario General, Prefecto de las Personas y Procurador General ante a la Santa Sede. El 4 de julio del año 2013 fue elegido Superior General.
Descansa en paz.
(Traducido del italiano y tomado de la www.dg.saveriani.org )
El Padre Luigi Menegazzo con los Javerianos en España durante la Asamblea anual del año 2009
Es una separación tan repentina como cuando se recibe un inesperado cubo de agua, quizás lo esperaba desde el momento que nos escribió él mismo hablando sobre el diagnóstico que le habían dado los médicos. Ese mismo día, 28 de octubre le escribí diciéndole, entre otras cosas, que lo confiaba a San Guido María Conforti y el me respondía el mismo día: “…tu mensaje me ha hecho más bien que las medicinas, la fraternidad y la oración recíprocas son un verdadero y gran don que sostienen nuestra vida…”. En ese mismo mensaje, agregó unas palabras acerca de algún comentario que le hacía sobre la misión y en el que no eludía nuestra realidad de falta de personal misionero en nuestra Congregación: “…es bueno reflexionar sobre las varias y nuevas posibilidades que nos ofrece la misión…”. El 16 de julio, con ocasión de su cumpleaños respondía entre otras cosas a mis felicitaciones diciéndome “…Debemos siempre considerar las ocasiones que están puestas bajo nuestros ojos…” Querido Luigi, te agradezco tu fraternidad, persona y don a la misión. El don que tú has sido, de parte del Señor, para los que te hemos conocido es de agradecerlo al Señor. Desde la contemplación de su rostro y ansia de que todos le conozcan, que tu vida sea siempre un recuerdo generoso de que el don de nuestras vidas al Señor, para la misión, vale la pena y es fuente de alegría en cualquier momento en el que nos encontremos.
Que descanses en la Paz del Señor y te alegres de su contemplación.

Rolando Ruiz Durán sx.

8/10/16

Jubileo Misionero de la Misericordia Madrid

En breve el año jubilar de la misericordia llegará a su fin, en la diócesis de Madrid será el sábado 12 de noviembre y a nivel de la Iglesia universal el domingo 20 de noviembre 2016. Por ello hemos preparado un Jubileo Misionero de la Misericordia que tendrá lugar en uno de los templos jubilares dedicados a la peregrinación durante este año, la parroquia San Miguel Arcángel de Carabanchel.
En la Vicaría VIª de Madrid lo hemos organizado para el jueves 27 de octubre 2016, durante el mes dedicado a las misiones, queremos reflexionar sobre lo que la Misión significa como espacio de cercanía y ternura, entrar en los ojos de los misioneros y en su experiencia vital de encuentro con la humanidad a través del rostro misericordioso del Padre.
Tendremos una Eucaristía en la que celebraremos el don de Jesús por la humanidad como rostro misericordioso del Padre que nos invita a ser misericordiosos como el Padre, tal y como canta el himno del año de la misericordia Misericordes sicut Pater, y en la que le pedimos que nos dé su Espíritu para serlo.
Terminaremos con una Adoración eucarística para contemplar ese rostro y pedirle que nos haga más cercanos y misericordiosos a los más frágiles y vulnerables, que aún no han tenido la gracia de encontrase con Cristo el Señor. Esta Adoración va a ser animada por el grupo Espíritu Misionero que acaba de editar un CD, el último con tema misionero en España, “¿Dónde quieres que vaya?”
Jubileo Misionero de la Misericordia
Lugar:
Parroquia San Miguel Arcángel de Carabanchel
c/ General Ricardos, 11, 28019
Madrid
Fecha:
Jueves 27 de octubre 2016
Programa:
19:00 Charla “Misión espacio de cercanía y ternura” Rolando Ruiz Durán sx
20.00 Eucaristía, Jorge Ávila, vicario episcopal Vicaría VIª Madrid suroeste
20.30 Adoración animada por el grupo Espíritu Misionero

¡Te esperamos, no faltes!

Coordinación de Misiones Vicaría VIª Madrid suroeste

25/9/16

Vigilia de oración por las misiones Vicaría VIª 2016

Vigilia de oración por las Misiones
30 de Septiembre 2016 a las 19:30
Clarisas Franciscanas

c/ Clarisas 2, 28019, entrada por General Ricardos, Madrid.

Programa

19:30-19:50 Vísperas animadas por la comunidad de las Clarisas Franciscanas.

19:50-20:05 Vídeo del DOMUND 2016.

20:05-21:05 Adoración animada por los jóvenes de la Parroquia de San Miguel Arcángel.

Con motivo de la apertura del mes misionero, nos unimos a las  hermanas Clarisas Franciscanas para orar.
“El mandato del Evangelio: «Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado» (Mt 28,19-20) no está agotado, es más, nos compromete a todos, en los escenarios y desafíos actuales, a sentirnos llamados a una nueva «salida» misionera, como he señalado también en la Exhortación apostólica Evangelii gaudium: «Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio» (20).” (Francisco, Mensaje Domund 2016).

” Oh mi bien amado, una sola misión no me sería suficiente, quisiera anunciar el evangelio a un tiempo en todas las regiones del mundo y hasta en las islas más lejanas. Yo quisiera ser misionera, no sólo durante algunos años, sino haberlo sido desde la creación del mundo y continuar siéndolo hasta la consumación de los siglos”. (Santa Teresa de Lisieux, Manuscrito B, 3r).

Invitan:
Clarisas Franciscanas de General Ricardos y
Equipo de misiones de la Vicaría VI Madrid suroeste